Rosalía se defiende de las críticas por apropiación del flamenco y lo latino

Sin duda alguna, Rosalía es la artista del momento y lleva meses y meses cosechando éxitos en la música española. Aunque, también es cierto que también se ha visto envuelta en algunas controversias, sobre todo en lo que respecta a las acusaciones de apropiación de las culturas flamenco y latina.

En concreto, tiene que ver con el hecho de que la cantante ganara dos premios en los Grammy Latinos. Y es que el concepto latino en Estados Unidos refiere a identidades culturales de origen latinoamericano, con lo que es específico de países localizados en América.

Lo ha aclarado todo en una entrevista para la revista Billboard

Rosalía, en cambio, es hispano y dicen los críticos que nunca debería haber entrado en la categoría de latina porque nació en Europa, continente en el que es más fácil destacar por encima de otros artistas latinoamericanos que intentan hacerse un nombre en países menos privilegiados.

Eso sí, la artista ha atajado las críticas, de forma contundente, en una entrevista con la revista Billboard como parte de un especial de la misma llamada Latin Power Players, un listado de las figuras más relevantes de la música latina. Y en dicha entrevista, la periodista le pregunta a Rosalía si le molesta que le digan que no es lo suficientemente flamenca o lo suficientemente latina, a lo que la cantante respondió con estas palabras.

«Primero que nada, nací hablando español. Mi padre es de Asturias. Mi bisabuelo es cubano. Mi madre es catalana. Crecí hablando catalán y español en casa y siempre he escuchado música en inglés. Así que es natural para mí cantar en esos idiomas», empieza Rosalía en su respuesta. «Hago música en español porque el flamenco es mi gran inspiración, pero hace unos meses grabé una rumba en catalán [«Millonària»]. Canté en inglés con James Blake porque tenía una canción preciosa, «Barefoot in the Park». Los idiomas son como colores musicales, como instrumentos que puedes elegir. Hoy en día, las barreras musicales, tal y como los géneros, están tan diluidos que realmente no existen».